Confitura de frutas finas --- 10.09.2015
Mientras todo el Mundo se achicharraba en julio -literalmente- aquí en el norte de Europa hacía fresquito y llovía. Hemos tenido un par de días bonitos, pero a muchos nos ha dado la impresión de que el poco buen tiempo aparecía de lunes a viernes entre las 08h y las 16h. Por eso cuando el viernes hizo buen tiempo no me lo pensé y salí a pasear.

Bolsa con arandanos.

Bocadillo, agua, bañador y toalla, estaba todo. Ah sí, también cogí una bolsa. Estamos en época de arándanos, no hay que desaprovechar la oportunidad.

¡Dejan marca!Como no tenía ningún tipo de prisa pude adentrarme en el bosque sin preocuparme por la hora de vuelta, así que pude llegar donde los paseantes normales no llegan y donde los arándanos esperaban a ser recogidos.

Estuve un buen rato recolectando. Un arándano para la bolsa, otro para mi, uno para la bolsa, otro para mi, etc. ¡Me puse morado! (chiste fácil, lo sé). Una vez saciado decidí continuar la aventura y buscar un lago. Además tuve que irme porque los mosquitos estaban muy pesados.

En el lago había muchos grupos de excursionistas, entre ellos muchas familias con niños pequeños... y con las barbacoas a pleno rendimiento. Estaba claro que todos habíamos salido a por nuestra dosis de SOL.

Chapuzon en el lago.

Llegó el momento, hora de meterse en el agua. Lo primero son los pies...
"Uy, ¡qué fresquita está el agua!"

Soy de los que entra poquito a poco. Además tampoco tenía mucha elección porque no se veía bien el fondo; habría sido imprudente saltar y chocar con alguna rama o piedra.
Una vez dentro me convertí en el foco de atención de los patos y de los gansos.

Me sequé, me cambié y me marché a casa bien contento con mi bolsa de arándanos. Y entonces me atacó la incógnita: ¿Qué voy a hacer con tantos arándanos?
Podría habérmelos comido sin más, claro, pero entonces ¡habría reventado! Necesitaba una manera de conservarlos y pensé -claro está- en mermelada.

Transformando los arandanos.

Hacer mermelada parece fácil... bueno, es fácil. El único inconveniente es que en Internet hay docenas de recetas y no suelen parecerse. Yo seguí esta receta:
  1. Verter medio vaso de agua y los arándanos en un cazo.
  2. Calentar a fuego lento.
  3. Poco a poco se irá produciendo una mezcla. Entonces hay que remover con algún instrumento para evitar que la mezcla se quede pegada al cazo.
  4. Cuando se haya evaporado mucha agua y la mezcla sea consistente hay que añadir azúcar. Yo la eché "a ojo", sin poner demasiada porque los arándanos ya estaban dulces. El azúcar es el elemento conservante de la mezcla, así que es importante poner aunque los arándanos estén dulces.
  5. Remover hasta que la distribución de azúcar sea homogénea.
  6. Guardar el resultado en un bote y esperar 24 horas a que se enfríe.
Esas 24 horas de espera se hacen eternas, la verdad. Pero parece ser que es importante que la mermelada se enfríe poco a poco.

Una vez cumplido el plazo de rigor, toca disfrutar:

El delicioso resultado.

Llegado a este punto si el lector es tan... ¿cómo decirlo suavemente?... ejem... torpe como yo es bastante probable que alguna burbujita haya salpicado durante la cocción de la fruta y sus restos hayan aterrizado en alguna prenda. O puede que las ansias de probar la mermelada hayan causado el accidente.
En cualquier caso si la ropa se ha manchado... ¡tienes un problema!

Hay trucos para intentar quitar la mancha, ¡mucha suerte! Yo por mi parte la luciré con orgullo para que se vea que un día incluso me atreví a hacer mermelada.



Subir


Noche estrellada --- 30.11.2014
Recientemente tuve la oportunidad de pasar un fin de semana con unos amigos en su granja en el sur del país. Fui de la lluvia de Oslo a la lluvia Risør.
Afortunadamente las nubes nos dieron un descanso durante la noche del viernes. En las noches de poca luna y en lugares apartados de la contaminación lumínica se puede disfrutar de un espectáculo como este: La Viá Láctea.

Vía Láctea

En noruego recibe el nombre de melkeveien y significa "el camino de la leche". En "la antigüedad" -o sea, hace 50 años, jijiji- era muy fácil de ver porque las ciudades no estaban tan iluminadas como ahora y tampoco existían las carreteras/infraestructura que tenemos ahora en "el futuro".

Siempre es agradable ver estrellas en el cielo, así que no pude evitar
Aunque hacía frío y estaba empezando a helar, no pude evitar quedarme un rato mirando y haciendo fotos para componer un star trails - traza de estrellas:

Trazas de estrellas

Lo que se aprecia en la fotografía es -ni más ni menos- que el movimiento de rotación de nuestro planeta. Desde nuestra perpectiva parece que son los objetos que nos rodean lo que dan vueltas al rededor.
La fotografía es -en realidad- una composición de 5 fotografías y en cada una de las cuales el obejtivo de la cámara ha estado abierto durante 2 minutos, por lo que en total hay grabados 10 minutos de movimiento terrestre.



Subir


Ya estamos en otoño --- 28.09.2014
El otoño meteorológico empezó puntualmente el lunes, junto con el otoño astronómico.Cambio de color. En Oslo la verdadera diferencia entre "otoño-invierno vs. primavera-verano" es -en mi opinión- si el aire es frío o caliente. Hace unos días el aire era caliente con alguna ráfaga frías que otra. Desde el lunes el aire es frío. Hace viento, árboles cambian de color, caen las hojas, hay setas... otoño.
En el supernorte se han saltado la estación y ya ha caído la primera nevada.

Son días tranqullos y bonitos para disfrutar de una buena excursión. El sábado fui con unos amigos a coger traktkantarell y por la tarde nos las comimos en una sopa. El domingo fui a pescar al lago Øyungen; no pesqué nada, pero me puse morado -literalmente- de comer arándanos. Además di la vuelta al lago paseando y una nutria se me acercó mientras almorzaba. Más tarde vi otra en el puente que separa los lagos de Øyungen y Gåslungen.



Subir