Reina Maud de Noruega --- 31.08.2018
El paso del noreste o ruta marítima del norte es una ruta entre Europa y Asia mucho más corta -y por tanto atractiva- que su alternativa a través del canal de Suez. El problema -claro está- es que el camino queda bloqueado por el hielo.

¿Y qué tiene que ver la reina Maud con esto? Bueno, no me refería a la reina. Me refería al barco que -con su permiso- fue bautizado con ese nombre. El barco fue construido expresamente para la segunda expedición ártica de Roald Amundsen cuya finalidad era la de investigar la ruta marítima comentada anteriormente. El barco fue construido en Asker, botado en verano de 1917 y bautizado con un trozo de hielo.


Maud, foto de Wikipedia.

Se podría decir que principios del siglo XX fue la edad de oro de la exploración noruega. Y esta exploración estaba muy centrada en conocer más sobre el polo Norte y el polo Sur.

La expedición fue un desastre. Maud realizó su viaje, pero tardó bastante más de lo esperado: 6 años, de 1918 a 1924. Estuvieron un año entero encallados en el hielo cerca del cabo Cheliuskin. Volvieron a encallar 11 días después de liberarse. Los compañeros enviados a Dikson para dar parte de su situación murieron por el camino.

Después de dos años encallados en el hielo tuvieron que viajar al sur para reparar el barco y comprar provisiones. El sitio elegido fue Nome, en Alaska. Varios marineros aprovecharon la ocación para abandonar la expedición y volverse a casa.

El navío también pasó su tercer invierno encallado en el hielo en el estrecho de Bering por lo que tuvieron que volver a Seattle para reparar más daños. El propio Amundsen abandonó temporalmente el barco para volver a Noruega porque necesitaba dinero.

El único que pudo sacar algo de provecho fue Harald Sverdrup, el geofísico que participó en la expedición. Amundsen se arruinó y el barco fue vendido por los acreedores en Seattle.

El navío pasó a ser propiedad de la Compañía de la Bahía de Hudson y a llamarse Baymaud. Se convirtió en un barco de suministros antes de hundirse en 1930 en Cambridge Bay, Nunavut.


Maud en Oslo, agosto de 2018.

En 1990 Asker kommune compró los restos de barco por 1 dólar americano y la empresa Tandberg (también de Asker) empezó una campaña para traer el barco de vuelta a Noruega (mucho dinero y mucho papeleo burocrático), repararlo y finalmente exhibirlo en un museo.

De momento ya han conseguido la primera parte. El barco llegó -en otro barco- al puerto de Oslo la semana pasada.




Subir