imagen de inicio

Buscador



Enlaces

fedd RSS

El Tiempo

karte norge

Pagina sobre Noruega en Wikipedia

Norge en Wikipedia



GNU/LINUX

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons


Aquí acaba el diario --- 30-03-2012
Como ya comenté, el año pasado se conmemoró el centenario de la exitosa expedición al Polo Sur. Amundsen compitió por el prestigio de ser el primero contra la expedición inglesa dirigida por el capitán Robert Falcon Scott. Los ingleses llegaron al Polo Sur en segundo lugar, lamentablemente todos murieron durante el viaje de regreso.

De izquierda a derecha, de pie: Oates, Scott, Wilson; sentados: Bowers, Evans. Foto preparada por Bowers. Foto de Wikipedia.
De izquierda a derecha, de pie: Oates, Scott, Wilson; sentados: Bowers, Evans.
Foto preparada por Bowers. Foto obtenida de Wikipedia.

Durante la expedición, Scott fue escribiendo un diario y varias cartas a amigos y familiares. Hace unos años, con motivo del 95º aniversario de la expedición su última carta -para su mujer- fue donada y publicada. La carta es bastante larga, se nota que iba poniéndo en un papel las ideas que le venían a la cabeza, sin tiempo para más. He traducido las partes que me han parecido más interesantes:

A mi viudafoto de la carta de Scott a su mujer
Estimada mia -- estamos en una situación un tanto complicada y tengo mis dudas sobre si podremos superarlo. En nuestros breves periodos de almuerzo aprovecho el poquito calor para escribir cartas de preparación a un posible final -- la primera es, naturalmente, para ti; a quién mis pensamientos no abandonan ni al caminar ni al dormir -- si algo me pasara, me gustaría que supieras cuánto has significado para mi y que tu agradable recuerdo está conmigo mientras me marcho.

...

Tengo que escribirle una carta al chico [se refiere a su hijo], a ver si encuentra tiempo para leerla cuando crezca -- amada no quiero que albergues basura sentimental sobre una segunda nupcia -- cuando el hombre apropiado aparezca para ayudarte en la vida, alégrate de nuevo. Yo espero ser un buen recuerdo, el final no es algo de lo que te tengas que avergonzar. Quiero pensar que también será un buen comienzo para el chico, algo de lo que se pueda sentir orgulloso.

Cariño, escribir no es fácil debido al frío -- 70 grados bajo cero y nada para resguardarnos salvo nuestra tienda -- sabes que te he querido, sabes que mis pensamientos han sido para ti y debes saber que el peor aspecto de esta situación es el saber que no voy a volverte a ver. Debo enfrentarme a lo inevitable.

...

No he tenido tiempo de escribir a sir Clements -- dile que he pensado mucho en él y que nunca me he arrepentido de que me pusiera al mando del Discovery.


30 de marzo, aquí acaba el diario.
¿Quién se acuerda del capitán Scott, Evans, Wilson, Bowers y Oates?

subir

Hace 2 años, en Espanorsk...





El hielo fue el protagonista --- 04-03-2012
Salimos un sábado por la mañana. El destino era Bøvelstad, una cabaña recién restaurada y puesta a disposición del público. ¡Fuimos los primeros en dormir en ella!
El tiempo durante la excursión fue inmejorable. SOL, calorcito y ni una nube. Debido al calor de los últimos días y al frío de la noche, la nieve del camino se había transformado en duro hielo.

Un lago de Østmarka
Cruzando un lago

Esquiar sobre hielo es complicado y uno pierde el control de la dirección y la velocidad. Un problema importante es que no se puede frenar. Otro problema -nunca había caído en esto hasta ahora- es que se hace muy difícil subir cuestas. Al subir cuestas se usa la técnica llamada fiskebein (cola/pies de pez) que consiste en hacer pequeños escalones con los esquíes para sustentarse y poder subir. Si está muy duro, no es posible hacer estos escalones y uno resbala sin remedio.

Hay que tener cuidado con los riachuelos que se comen el hielo

Tuvimos que quitarnos los esquíes para ir bosque a través. Únicamente nos poníamos los esquíes para cruzar algún lago helado y atajar. El hielo de los lagos es un ente vivo, se separa, se junta y hace ruido similar al de una gota que cae en un vaso de agua lleno, aunque en un tono más bajo. Marchábamos en fila india, distancia de 10 metros entre compañeros. Era noche cerrada y el cielo estaba plagado de estrellas. De vez en cuento el hielo crugía bajo mis esquíes y mi pulso aumentaba. ¿Miedo?
No, emoción. Que nadie se piense que ibamos jugándonos la vida, el hielo era estable y profundo. No obstante había que extremar precauciones al "llegar a tierra", es allí donde los riachuelillos deshacen el hielo y es más fácil meter la pata, literalmente.

La cabaña posando con el cielo lleno de estrellas

Comentaba antes que "nunca había caído" en lo difícil que es subir cuestas heladas. Pues bien, ahora ya puedo decir que no sólo he caído en esto, sino que además me hice un corte algo feo en la nariz. Los detalles no son necesarios, basta decir que sangre roja y hielo blanco forman una combinación muy escandalosa. El médico me vio y me arregló, aunque no puedo esquiar hasta que la herida esté cerrada del todo.

subir



La tradición de esquiar --- 16-01-2012
Esquiar es una de esas cosas que nos llama la atención a los sureños. Simplificándolo mucho, consiste en ponerse "unos palitos planos" en los zapatos y salir a correr arrastrando los pies. Aquí sin embargo es de lo más normal, no debemos olvidar que los noruegos llevan usando los esquíes como medio de transporte desde los tiempos de maricastaña.

Puesta de SOL

Tan acostumbrados están que se dice que los niños nacen con los esquíes puestos (barn blir født med ski på beina), no como los españoles que nacemos con un pan bajo el brazo... interesante comparación, mucho más cómodo para las madres la situación española, supongo.

Haber nacido sin esquíes significa que cada temporada invernal tengo que reeducarme, hacer un par de salidas de prueba antes de salir "en serio". Me sigue llamando la atención cómo se lo enseñan a los niños, como éstos caen y se levantan y siguen como si nada. En caídas yo les podría instruir también, que no se diga...


Hablando de caídas, los esquíes tan chulos que compré hace dos años se me rompieron la temporada pasada en una colisión contra un robusto y fornido abeto. Sigo pensando que nadie sabe realmente cómo frenar en esquí de fondo -con eso me consuelo- y aunque he mejorado mucho, creo que sigue siendo mi asignatura pendiente, sobre todo cuando hay hielo.

subir

« Anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | Siguiente »


Artículos aleatorios